Táctica y estrategia en el negocio de la música

La táctica es el camino para conseguir una meta. La estrategia es la meta en sí. En el negocio musical esos dos conceptos se pierden en espacio y tiempo, pues los resultados se buscan en la inmediatez de los procesos.

Al igual que cualquier empresa, las tres patas sobre las cuales descansa el negocio de la música son producción, difusión y mercadeo, donde los parámetros internacionales colocan la rentabilidad en la ecuación 1-3-2, es decir, por cada peso que gasto en producción debo invertir 3 en promoción y 2 en mercadeo.

En el momento actual la táctica para reposicionar el merengue no encuentra cabida en ese contexto.

No es verdad que la difícil situación por la que atraviesa nuestro género es por falta de difusión.

La estrategia es activar el punto de ventaja posible de nuestro género con respecto al ritmo de moda, la música urbana.

En producción, lo urbano tiene ventaja en costos y conexión con público.

Por cada tema de merengue producido se pueden hacer tres de dembow o reguetón y la conexión con su fanaticada es musical y cultural.

En la primera con pocas exigencias armónicas-melódicas y en la segunda con un lenguaje acorde a sus niveles educativos. Para ellos la música es diversión no filosofía.

En difusión la ventaja de lo urbano es abismal pues tiene más medios tradicionales y un dominio absoluto de redes.

La radio y la televisión están dirigidas a la obtención de beneficios económicos, donde la música tropical dejó de ser negocio de todos para ser satisfacción de algunos y rentabilidad de pocos.

Esa es la causa de la aparición y desarrollo de los talk show, que se han convertido en los sustentadores de las programaciones radio-televisivas.

+ La ventajaEn el mercadeo es donde creo que esta la ventaja del merengue, pues hay cierto equilibrio, con dominio de lo urbano en la demanda pero ventaja del merengue en la oferta.

Las tarifas de las principales figuras urbanas son inalcanzables para los dueños de negocios de diversión y, tal como ocurrió con el merengue, dejará de ser rentable para el show bussines.

Si los principales merengueros hacen un “Join Venture” con los empresarios propietarios de locales, donde ambas partes reducen tarifas y precios de las bebidas, el público apoyaría masivamente las actividades artísticas y retornaría la estelaridad de nuestra música.

El “Join Venture” es una asociación estratégica temporal de corto o mediano plazo, en una alianza de personas o grupos de empresas que mantienen su individualidad e independencia jurídica, pero que actúan unidas bajo una misma dirección y normas, para llevar adelante una operación de beneficio común.

En este caso, esa acción se realizaría hasta el mes de noviembre (3 meses), se liberaría en diciembre y podría retomarse en enero, hasta que se reduzcan los efectos de la pandemia y la subsecuente crisis económica que padecemos.

A pesar de que la difusión del merengue es pírrica, tenemos que llevar los conceptos de producción y mercadeo, de ser trenes que chocan de frente a vagones que caminan en paralelo.

Es decir, hacer una producción discográfica comercial con aceptable promoción, pero excelente mercadeo. El éxito está asegurado.

Compartir en: